Signos de un posible infarto: protégete a ti y a tus seres queridos

El infarto o ataque al corazón es una de las principales causas de muerte en todo el mundo. Es una condición seria y potencialmente mortal que requiere atención médica inmediata. Reconocer los signos de un posible infarto es crucial para poder actuar rápidamente y salvar vidas.

Destacaremos los síntomas más comunes de un infarto, cómo diferenciarlo de otras afecciones cardíacas y qué hacer en caso de sospecha. Es importante recordar que cada persona puede experimentar síntomas diferentes, por lo que es fundamental estar atentos a cualquier señal inusual en nuestro cuerpo o en el de nuestros seres queridos. No debemos subestimar los indicios y siempre debemos buscar ayuda médica de inmediato.

Índice
  1. Conoce los síntomas de un infarto
    1. Síntomas comunes de un infarto
    2. Actúa rápidamente
  2. Mantén una alimentación saludable y evita el consumo excesivo de alcohol
  3. Realiza ejercicio regularmente para mantener tu corazón en buena forma
    1. ¿Cuánto ejercicio debo hacer?
    2. Consejos para mantener la motivación
  4. Controla tus niveles de estrés y busca actividades que te relajen
  5. Evita fumar y el consumo de drogas
  6. Mantén un peso saludable y controla tus niveles de colesterol y presión arterial
  7. Si tienes antecedentes familiares de enfermedades cardíacas, hazte chequeos regulares
  8. Si experimentas síntomas de un posible infarto, como dolor en el pecho o dificultad para respirar, busca atención médica de inmediato
    1. Dolor o molestia en el pecho
    2. Dificultad para respirar
    3. Náuseas o vómitos
    4. Sudoración fría o piel pegajosa
  9. Llama a emergencias en caso de que alguien presente síntomas de un infarto
  10. Aprende técnicas de reanimación cardiopulmonar (RCP) para poder ayudar a alguien en caso de emergencia
    1. ¿Cómo se realiza la RCP?
    2. La importancia de aprender RCP
  11. No ignores los síntomas, incluso si parecen leves. Un infarto puede ser mortal si no se trata a tiempo
    1. ¿Cuáles son los signos de un posible infarto?
    2. ¿Qué debes hacer si sospechas de un infarto?
  12. Preguntas frecuentes
    1. ¿Cuáles son los signos de un posible infarto?
    2. ¿Qué debo hacer si sospecho que alguien está teniendo un infarto?
    3. ¿Qué medidas puedo tomar para prevenir un infarto?
    4. ¿Cuál es la edad más común para sufrir un infarto?

Conoce los síntomas de un infarto

Un infarto, también conocido como ataque al corazón, es una emergencia médica grave que puede poner en riesgo la vida de una persona. Es importante conocer los signos y síntomas de un posible infarto, ya que reconocerlos a tiempo puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte.

Síntomas comunes de un infarto

  • Dolor o malestar en el pecho: este suele ser uno de los síntomas más característicos de un infarto. Puede sentirse como una sensación de opresión, presión o dolor intenso en el centro o lado izquierdo del pecho.
  • Dolor que se irradia hacia el brazo izquierdo, la espalda, el cuello, la mandíbula o el estómago: el dolor del infarto no se limita solo al pecho, sino que puede extenderse a otras áreas del cuerpo. Es importante prestar atención a cualquier dolor inusual en estas zonas.
  • Dificultad para respirar: muchas personas que están sufriendo un infarto experimentan dificultades para respirar. Pueden sentir que les falta el aire o tener una respiración agitada.
  • Sudoración fría o excesiva: si sientes un sudor frío y pegajoso, incluso si no estás realizando ninguna actividad física, puede ser un signo de infarto.
  • Náuseas y vómitos: algunas personas que están sufriendo un infarto pueden experimentar náuseas y vómitos, similares a los síntomas de una indigestión.

Actúa rápidamente

Si tú o alguien a tu alrededor presenta alguno de estos síntomas, es importante actuar rápidamente. Llama de inmediato al número de emergencias de tu país y sigue las instrucciones del operador. No ignores los síntomas o esperes a que desaparezcan, ya que cada minuto cuenta en caso de un infarto.

Recuerda, la prevención es clave. Mantén una vida saludable, con una alimentación balanceada, ejercicio regular y evita los factores de riesgo como el tabaquismo y el estrés. Conocer los signos de un infarto y actuar a tiempo puede marcar la diferencia en la vida de alguien.

Mantén una alimentación saludable y evita el consumo excesivo de alcohol

Un factor clave para prevenir enfermedades cardiovasculares, como el infarto, es mantener una alimentación balanceada y saludable. Esto implica consumir una variedad de alimentos que sean ricos en nutrientes y bajos en grasas saturadas, colesterol y sodio.

Es importante incluir en tu dieta diaria frutas, verduras, granos enteros, proteínas magras y lácteos bajos en grasa. Estos alimentos brindan vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes que ayudan a mantener tu corazón sano.

Además, es fundamental reducir el consumo de alcohol. El abuso de esta sustancia puede aumentar la presión arterial y los niveles de triglicéridos en sangre, lo cual incrementa el riesgo de sufrir un infarto.

Realiza ejercicio regularmente para mantener tu corazón en buena forma

El ejercicio regular es una de las mejores formas de mantener tu corazón en buena forma y reducir el riesgo de sufrir un infarto. La actividad física regular ayuda a fortalecer el corazón, mejorar la circulación sanguínea y controlar los niveles de colesterol y presión arterial.

Existen diferentes tipos de ejercicios que puedes realizar para proteger tu corazón. Algunas opciones incluyen caminar, correr, nadar, andar en bicicleta, hacer yoga o practicar algún deporte. Lo importante es elegir una actividad que te guste y que puedas mantener a largo plazo.

Si eres principiante o llevas mucho tiempo sin hacer ejercicio, es recomendable consultar con tu médico antes de comenzar un programa de entrenamiento. Él podrá evaluar tu estado de salud y brindarte recomendaciones específicas para tu caso.

¿Cuánto ejercicio debo hacer?

La cantidad de ejercicio que debes hacer depende de tu edad, estado de salud y nivel de condición física. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda al menos 150 minutos de actividad física moderada o 75 minutos de actividad física intensa a la semana.

Si no tienes mucho tiempo para dedicar al ejercicio, puedes dividir los minutos en sesiones más cortas a lo largo de la semana. Por ejemplo, puedes hacer 30 minutos de ejercicio moderado cinco días a la semana.

Consejos para mantener la motivación

  • Busca un compañero de ejercicio para que te acompañe y te motive.
  • Establece metas realistas y alcanzables.
  • Varía tu rutina de ejercicios para evitar el aburrimiento.
  • Escucha música o podcasts mientras haces ejercicio para hacerlo más entretenido.
  • Recuerda los beneficios que obtendrás al mantener tu corazón saludable.

Recuerda que el ejercicio regular es solo una de las formas de proteger tu corazón. Además, es importante llevar una dieta equilibrada, evitar el tabaco, controlar el estrés y realizar chequeos médicos regulares para detectar cualquier problema a tiempo. ¡Cuida tu corazón y protégete a ti y a tus seres queridos del riesgo de infarto!

Controla tus niveles de estrés y busca actividades que te relajen

El estrés puede ser un factor desencadenante de un infarto, por lo que es importante controlar los niveles de estrés en tu vida diaria. Buscar actividades que te relajen puede ayudarte a reducir el estrés y minimizar las posibilidades de sufrir un infarto.

Existen diversas formas de controlar el estrés, como practicar técnicas de relajación como la meditación o el yoga. Estas actividades te ayudarán a calmar la mente y reducir la tensión en el cuerpo.

También es recomendable dedicar tiempo a realizar actividades que te gusten y te hagan feliz. Puede ser leer un libro, escuchar música, hacer ejercicio o pasar tiempo en la naturaleza. Estas actividades te ayudarán a desconectar de las preocupaciones diarias y a relajar tanto la mente como el cuerpo.

Además, es importante aprender a delegar tareas y aprender a decir "no" cuando te sientas abrumado. Muchas veces, el estrés se debe a la sobrecarga de responsabilidades, por lo que aprender a establecer límites y priorizar tus necesidades puede ser clave para reducir el estrés.

Recuerda que el estrés crónico puede ser perjudicial para la salud y aumentar el riesgo de sufrir un infarto. Por ello, es fundamental que dediques tiempo a cuidar de ti mismo y buscar actividades que te ayuden a relajarte y mantener un equilibrio emocional.

En resumen:

  1. Controla tus niveles de estrés.
  2. Busca actividades que te relajen.
  3. Practica técnicas de relajación como la meditación o el yoga.
  4. Dedica tiempo a realizar actividades que te gusten y te hagan feliz.
  5. Aprende a delegar tareas y a establecer límites.

Si sigues estos consejos, estarás cuidando de tu bienestar emocional y reduciendo las posibilidades de sufrir un infarto. Recuerda que tu salud es lo más importante, así que no dudes en hacer cambios en tu estilo de vida para protegerte a ti y a tus seres queridos.

Evita fumar y el consumo de drogas

Es de vital importancia evitar el consumo de tabaco y drogas, ya que son factores de riesgo significativos que aumentan la posibilidad de sufrir un infarto. El tabaco contiene sustancias químicas que dañan el revestimiento de las arterias, lo que puede provocar la formación de placas de grasa y la obstrucción del flujo sanguíneo.

Asimismo, el consumo de drogas como la cocaína puede tener efectos devastadores en el corazón. Esta sustancia estimulante puede provocar la constricción de los vasos sanguíneos coronarios, aumentando el riesgo de sufrir un infarto.

Por otro lado, el consumo de drogas recreativas como el éxtasis o el LSD también puede ser peligroso para el sistema cardiovascular. Estas sustancias pueden aumentar la presión arterial y la frecuencia cardíaca, lo cual puede poner una gran carga en el corazón y desencadenar un infarto.

Evitar fumar y el consumo de drogas es fundamental para proteger nuestro corazón y prevenir un infarto. Si eres fumador, considera buscar ayuda para dejar de fumar y si tienes problemas con el consumo de drogas, no dudes en buscar apoyo profesional para superar este hábito peligroso.

Mantén un peso saludable y controla tus niveles de colesterol y presión arterial

Un factor importante para protegerte a ti y a tus seres queridos de un posible infarto es mantener un peso saludable y controlar los niveles de colesterol y presión arterial.

El exceso de peso puede ejercer una presión adicional en el corazón y los vasos sanguíneos, aumentando el riesgo de sufrir un infarto. Por lo tanto, es fundamental mantener un peso adecuado a través de una dieta equilibrada y la práctica regular de ejercicio.

Además, es importante controlar los niveles de colesterol en sangre. Un alto nivel de colesterol LDL (colesterol malo) puede contribuir a la acumulación de placa en las arterias, lo que aumenta el riesgo de sufrir un infarto. Para mantener los niveles de colesterol bajo control, se recomienda limitar el consumo de grasas saturadas y trans, y aumentar la ingesta de alimentos ricos en ácidos grasos omega-3, como pescados grasos, nueces y semillas.

Asimismo, es fundamental controlar la presión arterial. La hipertensión arterial es un factor de riesgo importante para los infartos, ya que puede dañar las arterias y dificultar el flujo sanguíneo. Para mantener la presión arterial bajo control, se recomienda reducir el consumo de sal, llevar una dieta rica en frutas, verduras y alimentos bajos en grasa, limitar el consumo de alcohol y evitar el tabaquismo.

Mantener un peso saludable y controlar los niveles de colesterol y presión arterial son medidas clave para protegerte a ti y a tus seres queridos de un posible infarto. Recuerda llevar un estilo de vida saludable, que incluya una alimentación equilibrada, ejercicio regular y evitar hábitos perjudiciales como fumar o consumir alcohol en exceso.

Si tienes antecedentes familiares de enfermedades cardíacas, hazte chequeos regulares

Si tienes antecedentes familiares de enfermedades cardíacas, es importante que te hagas chequeos regulares para detectar cualquier señal de un posible infarto. Las enfermedades cardíacas pueden tener un componente genético, por lo que si tienes parientes cercanos que han experimentado problemas cardíacos, es posible que tengas un mayor riesgo de sufrir un infarto.

Los chequeos regulares te permitirán monitorear tu salud cardiovascular y detectar cualquier señal de advertencia temprana. Tu médico podrá realizar pruebas y exámenes para evaluar la salud de tu corazón, como un electrocardiograma (ECG), análisis de sangre y pruebas de estrés. Estas pruebas pueden ayudar a identificar posibles bloqueos en las arterias o alteraciones en el ritmo cardíaco.

Recuerda, la detección temprana y el tratamiento oportuno son fundamentales para prevenir complicaciones graves de un infarto. No ignores los antecedentes familiares y toma medidas para proteger tu salud cardiovascular.

Si experimentas síntomas de un posible infarto, como dolor en el pecho o dificultad para respirar, busca atención médica de inmediato

El infarto es una condición médica grave que puede poner en peligro la vida de una persona. Es importante reconocer los signos y síntomas de un posible infarto para poder actuar rápidamente y buscar atención médica de inmediato. Aquí te presentamos algunos de los signos más comunes que podrían indicar la presencia de un infarto:

Dolor o molestia en el pecho

El dolor en el pecho es uno de los síntomas más reconocibles de un infarto. Puede sentirse como una presión intensa, opresión o ardor en el pecho. Este dolor puede irradiarse hacia el brazo izquierdo, la mandíbula, el cuello o la espalda. Si experimentas este tipo de dolor, especialmente si es acompañado de otros síntomas, no lo ignores y busca ayuda médica de inmediato.

Dificultad para respirar

La dificultad para respirar también es un síntoma común de un posible infarto. Puedes sentirte sin aliento, como si te faltara el aire o como si estuvieras respirando con dificultad. Esto puede ser debido a una falta de oxígeno en el cuerpo causada por un bloqueo en las arterias del corazón. Si experimentas dificultad para respirar repentinamente y sin una causa aparente, no lo ignores y busca atención médica de inmediato.

Náuseas o vómitos

Algunas personas que están experimentando un infarto también pueden presentar síntomas gastrointestinales como náuseas o vómitos. Estos síntomas pueden ser confundidos con problemas estomacales comunes, pero si se presentan junto con otros signos de un infarto, es importante buscar atención médica de inmediato.

Sudoración fría o piel pegajosa

La sudoración fría o la piel pegajosa pueden ser señales de que algo no está bien en el cuerpo. Estos síntomas pueden ser causados por una respuesta del sistema nervioso ante un posible infarto. Si notas que tu piel está fría al tacto o que está sudando de manera excesiva sin motivo aparente, no lo ignores y busca ayuda médica de inmediato.

Recuerda, si experimentas alguno de estos signos o síntomas, no los ignores y busca atención médica de inmediato. El tiempo es crucial en el tratamiento de un infarto y puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte.

Llama a emergencias en caso de que alguien presente síntomas de un infarto

Si crees que alguien está sufriendo un infarto, es vital que actúes de inmediato. El tiempo es un factor crucial para salvar vidas en estos casos. Por lo tanto, lo primero que debes hacer es llamar a emergencias sin demora.

Aprende técnicas de reanimación cardiopulmonar (RCP) para poder ayudar a alguien en caso de emergencia

La reanimación cardiopulmonar (RCP) es una técnica de primeros auxilios que puede salvar vidas en caso de un paro cardíaco. Es importante aprender estas técnicas para poder ayudar a alguien en una situación de emergencia.

El paro cardíaco ocurre cuando el corazón deja de latir repentinamente y no puede bombear sangre al resto del cuerpo. Si no se trata rápidamente, puede provocar daño cerebral e incluso la muerte. Por eso, es fundamental actuar de manera inmediata.

¿Cómo se realiza la RCP?

La RCP consiste en una serie de pasos que se deben seguir para restablecer la circulación de la sangre y mantener la oxigenación del cerebro hasta que llegue ayuda médica. Estos son los pasos básicos:

  1. Evaluar la situación: Antes de iniciar la RCP, asegúrate de que el entorno sea seguro y evalúa si la persona está consciente o no responde.
  2. Llamar a emergencias: Si la persona no responde, pide ayuda llamando al número de emergencias de tu país.
  3. Iniciar la RCP: Coloca una mano sobre el centro del pecho de la persona y la otra encima. Comprime el pecho con fuerza y rapidez, a un ritmo de al menos 100 compresiones por minuto.
  4. Realizar las respiraciones de rescate: Después de 30 compresiones, inclina la cabeza de la persona hacia atrás y levanta suavemente la barbilla para abrir las vías respiratorias. Sella su nariz con tu mano y sopla aire en su boca dos veces.
  5. Continuar con las compresiones y las respiraciones: Alterna entre 30 compresiones y 2 respiraciones hasta que llegue ayuda médica o la persona recupere la conciencia.

La importancia de aprender RCP

Aprender RCP es fundamental, ya que puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte de una persona. La RCP realizada correctamente puede mantener la circulación de la sangre y la oxigenación del cerebro hasta que llegue ayuda médica especializada.

Existen cursos de RCP que enseñan las técnicas adecuadas y permiten practicar en simulaciones de situaciones reales. Estos cursos están disponibles en diversas instituciones y son recomendados tanto para profesionales de la salud como para el público en general.

Protege a tus seres queridos y a ti mismo aprendiendo técnicas de RCP. Nunca sabes cuándo podrías necesitar utilizar esta habilidad para salvar una vida.

No ignores los síntomas, incluso si parecen leves. Un infarto puede ser mortal si no se trata a tiempo

El infarto, también conocido como ataque al corazón, es una condición médica grave que ocurre cuando el flujo de sangre hacia el corazón se bloquea, generalmente debido a la obstrucción de una arteria coronaria. Si no se trata a tiempo, puede llevar a daño permanente en el corazón e incluso a la muerte.

¿Cuáles son los signos de un posible infarto?

Es importante estar alerta a los siguientes síntomas, ya que pueden indicar un posible infarto:

  • Dolor en el pecho: Es el síntoma más común y puede sentirse como una sensación de presión, opresión o ardor en el pecho. El dolor puede extenderse hacia el brazo izquierdo, la mandíbula, el cuello o la espalda.
  • Dificultad para respirar: Puedes sentir dificultad para respirar o tener una sensación de falta de aire.
  • Náuseas: Puedes sentir náuseas, acompañadas o no de vómitos.
  • Sudoración fría: Puedes experimentar una sudoración fría y pegajosa.
  • Mareos o desmayos: Puedes sentir mareos o incluso desmayarte.

¿Qué debes hacer si sospechas de un infarto?

Si experimentas alguno de estos síntomas, es fundamental actuar con rapidez:

  1. Llama inmediatamente a los servicios de emergencia: No ignores los síntomas y solicita ayuda médica de inmediato. El tiempo es vital en estos casos.
  2. Descansa y no te muevas demasiado: Evita realizar actividades físicas intensas y descansa hasta que llegue la ayuda médica.
  3. Mastica una aspirina: Si no eres alérgico a la aspirina, mastica una de inmediato. La aspirina puede ayudar a reducir el daño al corazón.
  4. Si estás acompañado, avisa a tus seres queridos: Informa a las personas que te rodean sobre lo que está sucediendo y pide su apoyo.

Recuerda que es fundamental actuar rápidamente frente a los signos de un posible infarto. No ignores los síntomas y busca atención médica de inmediato. Tu salud y la de tus seres queridos dependen de ello.

Preguntas frecuentes

¿Cuáles son los signos de un posible infarto?

Los signos de un posible infarto pueden incluir dolor en el pecho, dificultad para respirar, sudoración excesiva y mareos.

¿Qué debo hacer si sospecho que alguien está teniendo un infarto?

Debes llamar inmediatamente a los servicios de emergencia y administrar aspirina a la persona si no es alérgica.

¿Qué medidas puedo tomar para prevenir un infarto?

Algunas medidas para prevenir un infarto incluyen llevar una dieta saludable, hacer ejercicio regularmente y controlar la presión arterial y el colesterol.

¿Cuál es la edad más común para sufrir un infarto?

La edad más común para sufrir un infarto es a partir de los 45 años, aunque puede ocurrir a cualquier edad.

💡Artículo relacionado  Actúa de inmediato: identifica los signos de una fractura y aprende cómo actuar ahora

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Signos de un posible infarto: protégete a ti y a tus seres queridos puedes visitar la categoría Primeros Auxilios y Habilidades de Supervivencia.

  1. Lalia Saez dice:

    ¡Vamos a comer pizza y tomar cerveza! El infarto es solo una excusa para aburrirse.

    1. Eso es una afirmación irresponsable y peligrosa. El infarto no es una excusa para aburrirse, es una condición médica grave. Cuida tu salud y no menosprecies los riesgos.

  2. Sinhué dice:

    ¡No creo en los infartos! Es solo una conspiración de la industria farmacéutica.

    1. ¡Vaya teoría! Pero los infartos son una realidad médica respaldada por investigaciones científicas. Negar su existencia solo pone en riesgo la salud de las personas. Informémonos y cuidémonos, en lugar de alimentar teorías sin fundamentos.

  3. Kora Zapata dice:

    Esto del infarto suena peligroso, pero ¿y si simplemente nos volvemos zombies? 🧟‍♂️🧟‍♀️ #justthinking

    1. ¡Vaya ocurrencia! Convertirnos en zombies no parece una solución muy viable ni agradable. Prefiero quedarme con la opción de prevenir el infarto y cuidar mi salud. #noporloszombies

  4. Faye dice:

    ¡No creo en los infartos! Solo una excusa de los médicos para asustarnos. #TeoríasConspirativas

    1. Vaya, amigo, lamento contradecirte, pero los infartos son una realidad muy seria. No es una conspiración médica, es una condición que puede ser fatal. Te recomendaría investigar más antes de difundir teorías sin fundamentos. #CuidemosNuestraSalud

  5. Defín dice:

    En mi opinión, los infartos solo son para los débiles. ¡Viva la vida loca! 🤪💥

  6. Casey dice:

    ¡Vamos a ponerle salsa a este debate! ¿Quién dice que el infarto no puede ser divertido? 🌶️💃🏽 #VivaLaVida

  7. Calista Solana dice:

    ¡No me importa, prefiero disfrutar de la vida y comer lo que quiera! #Yolo

  8. Breixo Campo dice:

    ¡Pero qué exageración! Un infarto no es tan grave, ¿para qué alarmarse tanto?

  9. Thetys Barbera dice:

    No creo en los infartos, son solo una estrategia de las compañías farmacéuticas.

    1. Raina dice:

      No puedo creer que todavía haya personas que nieguen la existencia de los infartos. Es importante informarse y escuchar a los expertos en lugar de difundir teorías conspirativas sin fundamentos. La salud de todos está en juego.

  10. Odelia Baeza dice:

    Amigos, ¿en serio creen que podemos evitar un infarto solo con una buena alimentación? #NoLoCreo

    1. La alimentación saludable es solo una parte del cuidado cardiovascular, pero no subestimes su importancia. Combinada con ejercicio regular y chequeos médicos, puede reducir significativamente el riesgo de un infarto. ¡No menosprecies el poder de una buena dieta! #Cuidate

  11. Jena dice:

    Esto del infarto suena aburrido, ¿qué tal si probamos los signos de un ataque de risa? 😂

  12. Amparo Bermudez dice:

    ¿Y si el infarto no fuera tan malo? ¿Tal vez sea una experiencia emocionante?

    1. Adán Valls dice:

      ¿Estás en serio? Un infarto no es emocionante, es una emergencia médica grave que puede ser mortal. No juegues con la salud de las personas.

  13. Teodosia Zhang dice:

    ¡Qué exageración! El consumo de alcohol no tiene nada que ver con los infartos.

    1. ¡Vaya, vaya! Parece que alguien tiene una opinión bastante atrevida. Aunque el consumo moderado de alcohol puede tener algunos beneficios, es innegable que un exceso puede aumentar el riesgo de infartos. No subestimes los efectos negativos. ¡Salud!

  14. Thiago Diaz dice:

    ¡No me digan! ¡Siempre pensé que el exceso de alcohol era bueno para el corazón! 🍻😅

    1. Jajaja, definitivamente eso es una idea muy equivocada. El exceso de alcohol nunca es bueno para el corazón ni para nada más. Recuerda siempre beber con moderación y cuidar de tu salud. 🍻😉

  15. Nemesio Fonseca dice:

    ¡Vamos a ser realistas! ¿Quién quiere vivir para siempre? Infarto, bienvenido. 🙄

    1. Gus Mariscal dice:

      Jajaja, entiendo tu punto, pero no todos compartimos esa perspectiva. Imagina todo lo que podríamos aprender, experimentar y disfrutar si tuviéramos más tiempo. ¡La inmortalidad podría ser fascinante! 😉

  16. Leovigildo dice:

    ¿Y si el infarto es solo un mito para vendernos medicamentos innecesarios? #conspiraciones

  17. Felicity Duque dice:

    ¡Qué exageración! No creo que debamos preocuparnos tanto por los signos de un infarto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up